pages
septiembre 15, 2017

¿Qué son y por qué existen las organizaciones meso?

El Artículo 1 explicaba la importancia del nivel meso para lograr la competitividad de las regiones y un desarrollo económico sólido. Distinguía también entre política meso y espacio meso. El presente artículo se refiere al espacio meso, que es el grupo de organizaciones públicas y privadas cuya tarea es fortalecer la competitividad de una localidad. El espacio meso es una expresión de la política meso presente y pasada, en combinación con las estructuras auto-organizadas surgidas de la colaboración entre los actores públicos y privados del nivel micro.

La Tabla 1 contiene una lista de las organizaciones típicas del espacio meso. Sin embargo, a menudo no es tarea fácil decidir qué organizaciones pertenecen a este espacio. Un banco comercial corriente, por ejemplo, es parte del nivel micro porque básicamente es una empresa más, que opera en un mercado competitivo, mientras que los bancos centrales son elementos del nivel macro. No obstante, las organizaciones que ofrecen microcréditos con patrocinio oficial o los bancos locales con respaldo estatal son parte del nivel micro porque se trata de operaciones comerciales, pero son también instrumentos de la política meso y, por lo tanto, pertenecen al espacio meso.

El espacio meso es una entidad dinámica. Algunas organizaciones de este nivel son habitantes permanentes del espacio meso porque nunca se organizarán como operaciones comerciales. Esto se aplica a las organizaciones proveedoras de bienes públicos, como la educación o la infraestructura pública, o que prestan servicios con muy fuertes efectos externos. Muchas de las organizaciones del nivel meso solo pertenecen provisoriamente a ese espacio, como es el caso de los proveedores de servicios de pruebas y ensayos y de garantía de calidad. Estos servicios pueden ser asumidos por proveedores privados. Otro ejemplo son los servicios de promoción e incubación de nuevas empresas, que a menudo son semipúblicos o reciben elevados subsidios en las etapas iniciales del desarrollo económico, y solo después -y en determinadas condiciones- se convierten en empresas autosustentables.

Tabla 1 Organizaciones típicas del nivel meso

Públicas

Híbridas / Públicas o privadas

Privadas

Centros de investigación y desarrollo

Educación pública e institutos de formación

Agencias para la promoción de PyMES

Bancos de desarrollo

Institutos de metrología

Organismos de acreditación

Extensión industrial o agraria

Laboratorio de metrología

Agencias de certificación

Incubadoras

Parque industrial con infraestructura especializada, por ej.: cámara frigorífica

Agencia de desarrollo local

Cámaras

Asociaciones industriales

Fundaciones

ONG

 

La política meso no se ocupa solamente del espacio meso, sino que podría también orientarse, por ejemplo, a promover el concepto de cuarta revolución industrial, que tiene que ver con la conectividad, el intercambio de datos, la digitalización, etc. Esto exige cambios en la forma en que una sociedad piensa estos aspectos (nivel meta). Al mismo tiempo, a nivel micro, requiere que las empresas comiencen a pensar de otra manera sobre cómo conectar sus emprendimientos y procesos a Internet, y cómo integrar a los diversos proveedores a sus sistemas internos para permitir el intercambio de datos (nivel micro). Esto muestra claramente que los distintos niveles del marco de la Competitividad Sistémica (véase el Artículo 1 ‘El nivel meso, el espacio meso y la relación con los territorios’) se encuentran dinámicamente interconectados.

Una organización meso puede ser una entidad jurídica completamente independiente, o bien asumir la forma de un programa implementado por una organización anfitriona. Los organismos de normalización, por ejemplo, suelen ser entidades jurídicas, con el estado como principal accionista. Un centro de transferencia de tecnología de una universidad podría ser una entidad jurídica autónoma o estar configurado como un programa.

Crear un espacio meso competente es un modo de fortalecer la competitividad de una región. No todas las políticas meso conducen automáticamente a la creación de una organización meso o al agregado de una tarea nueva a una organización ya existente. Una política meso cuyo objetivo sea priorizar el desarrollo de empresas locales por medio de contrataciones públicas, por ejemplo, no requiere necesariamente una organización nueva; bastaría simplemente con definir los criterios utilizados en los procesos de la respectiva contratación.

El papel de las organizaciones meso

La política meso por sí sola no modifica las estructuras de incentivos y el desempeño a nivel micro. Para que se presten ciertos servicios, es necesario crear una organización específica o agregar una nueva función a una entidad ya existente. Es habitual que el mercado no preste naturalmente estos servicios, ya sea porque su función es proveer bienes de carácter público o porque es necesario desarrollar antes la confianza en una institución. Por todas estas razones, las empresas individuales carecen de incentivos para invertir en ellos. La Tabla 2 muestra una lista de las actividades típicas de las organizaciones meso.

Si bien estos ejemplos de actividades típicas se orientan a los actores del nivel micro, las organizaciones meso también desempeñan un papel importante en la promoción del cambio de políticas y en la conformación de las estrategias del sector público (tanto a nivel meso como macro), en función de cómo perciben los incentivos y el comportamiento de las empresas. Con mucha frecuencia estas organizaciones deben equilibrar los requerimientos de los actores del nivel micro con las prioridades de los formuladores de políticas o los aportantes de fondos.

Tabla 2 Actividades típicas de las organizaciones meso

 

Tecnología

Educación y formación

Finanzas

Infraestructura

Comercio exterior

Capacidad de emprendimiento

Asociaciones empresariales

Funciones básicas

Medición, estándares, normas, garantía de calidad

Educación secundaria y superior en disciplinas básicas

Crédito, capital de inversión

Infraestructura básica: vial, obras sanitarias, electricidad, telefonía

Operaciones básicas de comercio exterior

Concientización acerca del potencial de la capacidad de emprendimiento

Servicios elementales

Incidencia política ad hoc

Funciones avanzadas

Transferencia de tecnología

Formación técnica en disciplinas especializadas

Banca de desarrollo

Micro-finanzas

 

Banca de préstamos con garantía

Infraestructura confiable, eficiente y de alta calidad

Financiación de exportaciones

Seguros de crédito a la exportación

Formación de emprendedores, capacitación en habilidades empresariales

Facilitación del mercado de servicios de desarrollo empresarial

Servicios especializados

Creación de redes empresariales

Funciones especializadas

Actividades  especializadas de I&D

Cursos de formación altamente especializada y de alta calidad

Financiación innovadora especializada

Capital de riesgo

Infraestructura innovadora especializada

Asesoramiento y apoyo en investigación de mercado, diseño, embalaje, etc.

Incubación de empresas, aceleración empresarial

Servicios integrales

Participación activa en la política de localización

Es habitual que las organizaciones meso integren diversas redes de organizaciones. Para buscar oportunidades de mejoras o encarar restricciones limitantes, estas organizaciones habitualmente deben trabajar junto con otros interesados, realizar todo tipo de procesos de diagnóstico y elaborar procesos de mejora para el corto, mediano y largo plazo. Un ejemplo lo constituyen los organismos de normalización, que asisten a las empresas en el cumplimiento de normas internacionales y nacionales.

Los desafíos de las organizaciones meso

Con frecuencia a las organizaciones meso les resulta difícil aprender y adaptarse para responder a los continuos cambios que se producen en el entorno económico, la estructura industrial, las condiciones marco y el mercado. Esto puede deberse a una gestión con exceso de control y atención a los detalles por parte de quienes aportan los fondos o diseñan sus políticas, a la falta de recursos, al uso de indicadores demasiado estrechos para la gestión y evaluación de los resultados, o a que se proponen hacer demasiado (o demasiado poco).

Otro desafío para una organización meso es la posibilidad de que pierda su propósito y deba luchar para sobrevivir, debido a que una determinada falla en el desempeño del mercado, que era su tarea resolver cuando inicialmente fue creada, resultó ser solo transitoria. Ahora los servicios de la organización puede prestarlos una empresa privada de nivel micro, o bien las empresas ya no los demandan. Cuando la organización cuenta con financiación externa, se da típicamente una tendencia a mirar hacia adentro y seguir operando como de costumbre, pero sin beneficiar ya al sector empresas.

La orientación hacia adentro es un problema general de las organizaciones meso que reciben financiación externa y que por lo tanto pueden ofrecer sus servicios a las empresas a precios muy bajos o incluso sin cargo. En esos casos el mercado no puede evaluar debidamente la calidad de los servicios, el diseño de estos no toma en cuenta las necesidades reales de las empresas y los esfuerzos de comercialización se descuidan.

Es preciso que las organizaciones de nivel meso y el sistema de apoyo al que pertenecen se pongan a la altura de estos desafíos y evalúen cuidadosamente qué cambios y adaptaciones se requieren para seguir creando valor para el sector empresas con un alto nivel de eficiencia y efectividad. Es necesario, por lo tanto, que las organizaciones meso sean capaces de innovar y adaptarse para responder a demandas en cambio constante. (Véase el Artículo 6 ‘Las organizaciones meso deben ser innovadoras y anticiparse a las tendencias del futuro’).

Marcus Jenal (mj[at]mesopartner.com)

Christian Schoen (cs[at]mesopartner.com

pages