pages
noviembre 22, 2017

El papel del nivel meso para hacer posible la evolución económica

En 2016 Mesopartner recibió de BEAM Exchange el encargo de realizar una investigación sobre lo que es el cambio sistémico y el modo de lograrlo en una economía. Esta misión nos dio la oportunidad de ahondar en los tres cuerpos de material bibliográfico que hemos explorado y al que hemos recurrido en forma continua en los últimos años:

  • La economía evolutiva, ya que refleja el modo en que actualmente se entiende la evolución y el cambio en una economía.
  • La nueva economía institucional, porque se centra específicamente en los mercados y en la forma en que surgen y operan en una sociedad moldeada por instituciones formales e informales
  • La teoría de la complejidad y el cambio social, para reflejar cómo se comprenden en general la conducta y el cambio en los sistemas sociales, y cómo podemos describirlos e intervenir en ellos.

La economía evolutiva y la nueva economía institucional tienen en común su énfasis en la dinámica, la incertidumbre y la racionalidad limitada, cuestiones que la teoría económica neoclásica tradicional no ha reflejado bien.

El cambio económico como proceso evolutivo

La economía es un sistema evolutivo. Su comportamiento y variación a lo largo del tiempo pueden explicarse por medio de los tres espacios que evolucionan junto con ella: las tecnologías físicas, las tecnologías sociales y los planes de negocios.

  • Las tecnologías físicas consisten en métodos y procesos de transformación de la materia, la energía y la información de un estado a otro, en pos de una o varias metas; estas tecnologías permiten crear productos y servicios que tienen valor para el comercio.
  • Las tecnologías sociales son métodos, diseños y formas para la organización de personas, en pos de una o varias metas; estas tecnologías allanan el camino para la colaboración y el comercio de productos y servicios. Por ejemplo, la posibilidad de organizar a un grupo de personas en un orden jerárquico, como una empresa u otra organización, es una tecnología social.
  • Los planes de negocios o estrategias de negocios son desarrollados por empresas y otras organizaciones que compiten por recursos, aceptación y buena acogida en la economía. Los planes de negocios cumplen la función crítica de fusionar las tecnologías físicas y sociales en una misma estrategia, para luego expresar operativamente el diseño resultante en el mundo real.  

La evolución es una receta de aplicación general sumamente poderosa que sirve para hallar soluciones innovadoras a problemas complejos. La evolución se alimenta de una diversidad de alternativas, entre las cuales selecciona aquellos diseños que se adaptan al fin buscado y luego los amplifica para que adquieran predominio en su entorno local, siendo este un entorno en constante cambio. En las economías de mercado, los mercados y las organizaciones aportan importantes mecanismos de selección. La evolución es un algoritmo de aprendizaje omnipresente que se adapta a entornos cambiantes y acumula conocimientos a través del tiempo.

Las instituciones dan forma al camino de la evolución

Diversos tipos de instituciones formales e informales desempeñan un papel crítico en la evolución de la economía. Ellas respaldan la creación de diversidad, generan parte de la presión hacia la selección y permiten el traslado de los recursos desde los diseños que resultan inadecuados hacia aquellos que son adecuados con el fin de amplificarlos. Las instituciones constituyen “las reglas de juego”, tanto a nivel de las interacciones personales como a nivel de las interacciones entre organizaciones, empresas y estado. Al igual que en el caso de la política meso, no todas las instituciones toman la forma de una organización. Asimismo, las reglas formales e informales, las normas y las convenciones forman parte del paisaje institucional (que es en esencia el nivel meta del marco de la Competitividad Sistémica).

La capacidad de estas instituciones para ser ellas mismas sensibles a su contexto evolutivo y para introducir diversidad en el sistema o responder a ella, en particular a través de las políticas y los servicios de nivel meso, es una cuestión crítica para la economía.  Esta sensibilidad aumentará el número de caminos de desarrollo que una sociedad tiene a su disposición. Cuanto mayor sea la cantidad de alternativas y más fuertes los incentivos para que empresas y organizaciones experimenten y se comprometan a la competencia creativa, más competitiva y resiliente será la economía en su conjunto.  

En muchos contextos de desarrollo, es necesario que las instituciones hagan más para impulsar este proceso evolutivo y contribuyan a articularlo y hacerlo posible. Sin embargo, el cambio en estas instituciones es un proceso difícil y de largo plazo. Recibe impulso a partir del cambio en las creencias dominantes de una sociedad.

El cambio y la complejidad institucional

Las teorías sobre el modo en que ocurre el cambio en las personas y las sociedades, tales como la economía conductual, la ciencia cognitiva, la teoría del cambio social, la antropología y otras disciplinas, ofrecen una comprensión de la forma en que cambian los sistemas de creencias, y junto con ellos las instituciones formales e informales. Nos brindan ideas sobre el apoyo que los agentes de cambio pueden prestar a dirigentes y formuladores de políticas para plasmar un proceso de cambio que genere modificaciones en las creencias y las instituciones.

Entender el cambio social como un sistema adaptativo complejo nos permite recurrir a las ciencias de la complejidad para comprender mejor la dinámica del cambio. Estas ciencias ofrecen una descripción poderosa de la dinámica evolutiva y la dinámica de las estructuras institucionales emergentes, así como de los cambios en las creencias, actitudes y percepciones de los actores económicos que dan forma a estas instituciones. La ciencia de la complejidad y su práctica nos proporcionan también pistas importantes acerca de cómo pueden los agentes del cambio describir la dinámica de los sistemas complejos, tomar parte en ella y darle forma.  

Principios para los agentes de cambio

A partir de nuestra investigación definimos el siguiente conjunto de principios para el cambio económico. Estos principios son válidos tanto para las organizaciones y los programas internacionales de desarrollo, como para las organizaciones meso mismas, ya que les permiten mejorar el potencial evolutivo de su economía regional. Ellos son:

  1. Pasar de modificar la asignación (de recursos) a hacer posible la evolución. No diseñar soluciones, sino optar por permitir el autodescubrimiento de lo que es posible a partir del punto en que se encuentra el sistema en este momento.
  2. Pasar de la falla del mercado a la aptitud del mercado. Los mercados son facilitadores de una búsqueda y un proceso de descubrimiento descentralizados orientados a la búsqueda de ideas y soluciones que funcionen bien en una sociedad.
  3. Fortalecer la variedad al abrazar la diversidad. La variedad fortalece el proceso evolutivo al proporcionar ideas entre las cuales elegir. La capacidad de crear variedad fortalece la resiliencia.
  4. Crear y mantener una conciencia de la situación. Elaborar y mantener un mapa cognitivo que permita la creación conjunta de sentido, y adaptar la estrategia y las operaciones sobre la base de las percepciones.
  5. Administrar lo complicado y explorar lo complejo. Lo complicado se puede administrar, planificar y ordenar; lo complejo debe explorarse por medio del aprendizaje y la adaptación.
  6. Fortalecer las organizaciones que fomentan y apoyan el autodescubrimiento. Es preciso habilitar a las instituciones locales para que se adapten mejor al contexto y las capacidades específicas. Los facilitadores del desarrollo pueden apoyar procesos y posibilitar el aprendizaje y la adaptación.
  7. Vincular permanentemente el desarrollo de arriba hacia abajo con el de abajo hacia arriba. Las organizaciones meso que funcionan bien combinan la demanda expresa de abajo hacia arriba con las estrategias aplicadas de arriba hacia abajo. Los facilitadores del desarrollo pueden ayudar a conectar e integrar mejor el control ejercido de arriba hacia abajo y la demanda expresada de abajo hacia arriba.

El cambio sistémico se produce cuando la gama de oportunidades económicas de los actores del mercado aumenta en tanto que el paisaje institucional se mantiene adaptable para responder a los desafíos futuros. Para lograr esto es necesario que se produzcan muchísimos cambios a nivel meso y meta. Desde el punto de vista meta, el cambio sistémico se logra con mayor facilidad cuando los actores o redes de actores capaces de ejercer mayor influencia toman conciencia del proceso de cambio evolutivo y de su papel en él. A nivel meso, es preciso que estos actores sean capaces de tomar parte en el potencial de evolución de la economía y de descubrirlo y plasmarlo en forma colectiva. Este proceso cobra mayor eficacia cuando se hace de manera transparente y participativa; idealmente, todos los niveles de la sociedad deberían tener acceso a este proceso.

Nuestra investigación dio como fruto dos publicaciones: un informe técnico más detallado y un documento de trabajo más corto. Ambos trabajos pueden consultarse en www.beamexchange.org. Se dispone de información más detallada en la sección de publicaciones de la Reflexión Anual.

Dr Shawn Cunningham
Marcus Jenal

pages