pages
enero 11, 2018

Las organizaciones meso deben ser innovadoras y anticiparse a las tendencias futuras

El futuro ya está aquí, solo que no está distribuido equitativamente.

William Grant

Es necesario que las organizaciones meso sean innovadoras porque su estilo de gestión y su utilización creativa de los recursos infunden dinamismo, optimismo y nuevas ideas en el sistema. Pero no deben ser creativas e innovadoras sólo para servir de ejemplo a las empresas locales, sino que también es preciso que adapten y actualicen sus servicios frente a las nuevas exigencias y los cambios en su entorno. Deben innovar, no solo en la manera de diseñar y ofrecer sus servicios a las empresas de la región, sino también en el modo de hacer posible que estas se vuelvan más innovadoras y competitivas en un mercado global dinámico.

Las organizaciones meso se encuentran en una posición única que les permite anticiparse a las tendencias futuras y adaptarse a ellas tempranamente. Desde esta ventajosa perspectiva, que les permite moverse entre los diferentes actores del mercado, están en condiciones de percibir pequeños cambios en la forma de hacer las cosas, identificar a los pioneros que superan las restricciones con ideas innovadoras o detectar nuevas capacidades en el sistema. Asimismo, deben verificar continuamente lo que sucede fuera de la región, de qué modo las tendencias nacionales e internacionales podrían tener influencia en ella, y lo que esto significa en relación con los servicios que ofrecen.

Cuando las organizaciones meso adquieren mayor capacidad para detectar cambios en los demás y adaptarse a ellos, la dinámica del sistema en su conjunto mejora. Las organizaciones meso desempeñan un papel importante en la difusión del conocimiento acerca de nuevas oportunidades, cambios en las condiciones o innovaciones, y al mismo tiempo necesitan ser capaces de adaptar los servicios que ofrecen a una demanda cambiante. Reducen así las barreras que obstaculizan las mejoras y aumentan la presión para que las empresas utilicen nuevas capacidades y recursos a fin de ganar en competitividad.

No alcanza, sin embargo, con que las organizaciones meso detecten pequeños cambios después de que han ocurrido. Es preciso también que estas organizaciones se anticipen a las trayectorias y escenarios futuros, y brinden orientación y apoyo a las empresas en su proceso de descubrimiento de lo que es posible dentro de su contexto. Esto significa que los servicios ofrecidos por las organizaciones meso no pueden plasmarse solo en función de lo que las empresas existentes están dispuestas a intentar o demandar, sino que deben evaluar constantemente cuáles son los requisitos para el acceso de empresas nuevas y qué capacidades, recursos y fuentes de conocimiento podrían ser necesarias para que las empresas existentes se adapten o bien para que se creen otras nuevas en un entorno dinámico y competitivo. 

Entre los diversos métodos de búsqueda del futuro que pueden ayudar a las organizaciones meso a prepararse para el porvenir se encuentra el desarrollo de escenarios y la hoja de ruta tecnológica. Al mismo tiempo, las organizaciones meso que se mantengan en contacto o sigan de cerca a inconformistas e innovadores también obtendrán una exposición a lo que es posible a pesar de las condiciones o los obstáculos de un mercado específico. Prepararse para un futuro impredecible significa que las organizaciones meso deben crear deliberadamente una variedad de opciones basadas en lo que prevén, aun cuando la demanda de estas nuevas ideas sea en ese momento escasa o inexistente. Esto supone identificar a los pioneros dispuestos a ensayar nuevas posibilidades, y a experimentar o invertir en ellas.

Las organizaciones meso no hacen esto en forma aislada. Deben trabajar en redes con otras organizaciones y empresas que también se esfuerzan para aumentar su competitividad o la de la región. Puede ser necesario que la organización meso ayude a otros equipos de gestión que integran su red de manera que ellos mismos se vuelvan más sensibles al cambio.

Observamos por lo menos tres tipos de cambios que deben ser objeto constante de reflexión por parte de las organizaciones meso y a los que estas deben responder:

  • Cambios continuos en las políticas nacionales y globales que pueden tener un efecto directo o indirecto sobre el sistema económico. ¿Tienen conciencia las empresas de estos cambios y están preparadas para ellos? ¿Estos cambios aumentan o disminuyen el atractivo de ciertos tipos de mercados, tecnologías o estrategias? ¿Serán necesarias nuevas destrezas, capacidades o servicios? Con este cambio se relaciona la capacidad de la organización meso para comunicar a los formuladores de políticas y a los inversionistas relevantes las tendencias que prevé o detecta, comunicando al mismo tiempo estos cambios políticos a las empresas.
  • Cambios a nivel micro, en el que se crean, se forman y compiten las empresas. Esto requiere que las organizaciones meso detecten cambios en el modo de cómo sus servicios son usados, y que sean sensibles a los cambios en el desempeño a nivel de las empresas.  
  • Cambios en el nivel meso mismo. Con el transcurso del tiempo, la cantidad y diversidad de las organizaciones meso tiende a aumentar. Esto ofrece más oportunidades para la especialización y el desarrollo en profundidad, pero podría significar también que las empresas se sientan más fácilmente confundidas o abrumadas por la cantidad de alternativas a su alcance. Los cambios en el nivel meso podrían también ofrecer oportunidades para la colaboración entre distintas organizaciones en el abordaje de asuntos relacionados o para el aprovechamiento de sinergias.

Ayudar a las organizaciones meso a aumentar su capacidad de adaptación requiere que la conducción interna de estas organizaciones reflexione con frecuencia en conjunto con otros sobre los pequeños y grandes cambios que detectan en su contexto y fuera de él. Adquirir más sensibilidad y capacidad de respuesta frente a estos cambios puede requerir modificaciones en la estructura de gobierno de las organizaciones meso, pero podría demandar también una base de conocimiento experto especializado más diversificada, ya que las personas provenientes de distintas disciplinas tienden a interpretar las situaciones de diferente manera.

Dr Shawn Cunningham
Marcus Jenal

Este es el artículo 6 de nuestra Mesopartner Reflexión Anual 2017

pages